Select Page

[RESEÑA] El sanador místico, de VS Naipaul

[RESEÑA] El sanador místico, de VS Naipaul

A través de esta obra conocimos al ganador Premio Nobel 2001.

En primer lugar debo señalar que nunca me he llevado bien con los Premios Nobel. De hecho, de la mayoría, sólo he disfrutado leer unos pocos. Aunque, claro, a veces sólo falta leer el libro adecuado y, entonces, uno comprende las razones de porqué recibió el Premio.

Esto me pasó con Vidiadhar Surajprasad Naipaul, quien recibió el Nobel en 2001 y a quien leí, recién, hace unos meses. Por coincidencia u obra del destino, llegó a mis manos su primera novela, El sanador místico, y con ella no sólo conocí su prosa, sino también un mundo fantástico y casi irreal en la actualidad. Nunca, hasta ahora, había tenido intenciones de conocer Trinidad, pero después de leer este libro, me encantaría conocer su gente.

La novela cuenta la historia de Ganesh Ramsumair, sanador y místico, desde sus humildes orígenes hasta que obtiene la fama y el reconocimiento, pasando por sus primeros días en el colegio, su fallido intento de convertirse en profesor, su boda con Leela y sus deseos por escribir un libro. Un día descubre su verdadera vocación: sanador místico, curador de almas. Se convierte en un maestro espiritual y la gente de Trinidad lo rodea para escuchar sus palabras.

La novela esta ubicada desde el periodo de entreguerras a la guerra fría, contexto que llega sutilmente a la isla caribeña sometida al Imperio Británico. A pesar de ello, la Historia no deja de influir en la trama de la novela y en el devenir de su protagonista.

La elección en 1946, por sufragio universal, de un Consejo Legislativo en la colonia británica marca la penúltima metamorfosis del Pandit Ganesh Ramsumair, una especie de maestro autodidacta indocaribeño que sucesivamente se va buscando la vida como maestro, sanador, místico pastor de almas, escritor, empresario, periodista, y político, la “cumbre de toda su buena fortuna” que desde la presidencia de la Asociación Hindú de Trinidad lo aúpa hasta el Consejo Legislativo, luego lo lleva a la rebeldía en aras de un sedicente “socialhinduismo” y, finalmente, a un furibundo anticomunismo y a la defensa del dominio colonial en Lake Success, lo que le granjeará la Orden del Imperio Británico.

El autor se introduce en esta obra como testigo de esta trayectoria, picaresca y extraña para nosotros, de aprendizaje y asimilación. A modo de testigo, comienza narrando cómo de niño visitó al sanador Ganesh en calidad de paciente, y concluye en una escueta nota donde nos confiesa el desabrimiento con que el protagonista le hizo corregir el nombre con que se dirigió a él al encontrarse en Inglaterra: en vez de Pandit Ganesh Ramsumair, el prócer se identifica ahora con un tal G. Ramsay Muir.

Fruto del contacto personal en Trinidad, el narrador aprovecha para su relato la información que le proporciona la propia autobiografía de Ganesh, Los años de la culpa. Pero esto es solo un convencionalismo, pues lo que caracteriza realmente este libro es un modelo dramático a través del cuál nos empapamos de las costumbres propias del pueblo de Trinidad, condimentado con ingeniosos diálogos entre los actores de esta obra.

Finalmente, El sanador místico narra cómo un hombre con talento verbal es capaz, mediante la palabra, de seducir a sus congéneres para sanarlos, estafarlos, representarlos en política y traicionarlos. A su eficacia oratoria en las asambleas, al poder de su convicción, Naipaul añade “la autoridad de la letra impresa” gracias a las máquinas de la Imprenta Eléctrica élite, de Puerto España, de la que salen las obras de Ganesh junto a panfletos, pasquines o su periódico militante “La Fe”. De hecho, Leela, la esposa del protagonista, sólo se entrega a él cuando lo ve en letras impresas, ese prodigio ante el que también se rinde Beharry con esta exclamación: “¡Qué poderosas parecen!”.

Naipaul nos vuelve a recordar, a través de El sanador místico, la importancia de la palabra escrita en un mundo analfabeto. Relevancia que aún hoy es significativa, pues el conocimiento y la información, para muchos, es la fuente inagotable de poder.

About The Author

EdoUnda

comunicador incógnito y disperso, con los pies aquí y allá, lector y conversador en @LibrosalAire

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los mejores libros que leímos en 2014 - […] El sanador místico, de VS Naipaul. Para el lector común, los ganadores del Premio Nobel son muchas veces desconocidos…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro Twitter

Nuestra FanPage

Escucha nuestras entrevistas en MixCloud