Select Page

[RESEÑA] El jilguero, de Donna Tartt

[RESEÑA] El jilguero, de Donna Tartt

No he logrado disfrutar el libro que ganó el Pulitzer este año.

Sello Editorial: Lumen
Páginas: 1.152
Publicación: Julio, 2014

Es lamentable, pero qué le voy a hacer. No me llevo bien con los libros que ganan premios. Y salvo García Márquez, Vargas Llosa y otros pocos, tampoco me siento a gusto leyendo a los escritores galardonados.

Con “El jilguero“, de Donna Tartt, ganador del Pulitzer de ficción 2014, me ha pasado lo mismo. De hecho, al leer la contratapa “…Aquí está El jilguero, probablemente el primer clásico del siglo XXI…” no pude evitar recordar el Ulises, de Jayme Joyce, uno de los pocos libros que no he terminado de leer.

El tema, en ningún caso, pasa por la cantidad de páginas, 1.152. He leído series mucho más largas, como Los hijos de la Tierra (dos veces) o Adiós al Séptimo de Línea (guardo como tesoro una edición de la década del ’50), aunque creo que se han escrito libros mucho mejores en menos páginas.

La historia nos lleva desde Nueva York a Las Vegas, de ida y vuelta, aunque leamos desde Ámsterdam, y a través de la vida del protagonista, recordando en primera persona, Theo Decker, quien queda huérfano de su madre cuando niño y de padre ya de adolescente. Protegido por un restaurador de muebles conocido en Nueva York, Theo aprende el oficio, revive el negocio, contrae matrimonio con una socialité y viaja por Estados Unidos remediando algunos “errores” al vender restauraciones como originales.

Evidentemente, la trama gira alrededor del cuadro. Alrededor de El jilguero, un cuadro real del holandés Carel Fabritius. De manera impulsiva, Theo toma el cuadro del museo y se lo lleva a casa. Por supuesto, se pasa el resto del libro cuidándolo y sufriendo por él.

Si bien no creo que merezca una patada en el culo, como escribió Tryno Maldonado, comparto varios comentarios con él. Principalmente, eso de que cualquier conferencista profesional estaría más que orgulloso de una novela como esta. También me molestó la publicidad inserta en el libro, sobre todo de la Apple, con los iPhones de los protagonistas que aparecen cada tantas páginas.

Por último, debo señalar que, por otros compromisos, debí leerlo junto a otros libros (todos más pequeños, por supuesto) lo que, después de todo, fue casi un alivio al salir de las páginas densas para pasar a otras mucho más livianas, aunque claro, ninguno de los otros libros que leí entremedio logre ganar un premio importante algún día.

De igual modo, debo señalar que no disfrute leer El jilguero, a pesar de que esperaba hacerlo tras la recomendación de un amigo: “espero lo disfrutes, como lo hice yo” (tuve que revisar el historial para asegurarme de que hubiera escrito eso realmente). Pero no, no pude.

Con un estilo correcto, por el que uno entiende que lo hayan premiado, el libro merece ser leído, más por toda la atención que ha suscitado que por ser el clásico que promete ser. Aunque, claro, eso lo dirá el tiempo.

About The Author

EdoUnda

comunicador incógnito y disperso, con los pies aquí y allá, lector y conversador en @LibrosalAire

Trackbacks/Pingbacks

  1. Barba empapada de sangre, Daniel Galera - […] les he contado que no he tenido buenas experiencias con los libros premiados (como El Jilguero), pero me arriesgué…
  2. El diario de Lerdus Maximus, de Tim Collins - […] medio de libros como El jilguero, Gente Mala, El fin de la inocencia o Teillier Crítico, necesitaba un libro…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro Twitter

Nuestra FanPage

Escucha nuestras entrevistas en MixCloud