Select Page

[RESEÑA] Tríptico de la infamia es mucho más de lo que aparenta

[RESEÑA] Tríptico de la infamia es mucho más de lo que aparenta

El colombiano Pablo Montoya, último premio Rómulo Gallegos, muestra lo peor de la conquista española a través de las vidas de tres pintores del siglo XVI.

Sello Editorial: Literatura Random House
Páginas: 312
Primera Edición: 2014

Publicación en Chile: Enero, 2016

Los escritores colombianos siguen manteniendo en alto la literatura de su país. Tras William Ospina y su verano que nunca que llegó y Héctor Abad Faciolince con La Oculta (reseña pendiente), tenemos al último ganador del Premio Rómulo Gallegos. Pablo Montoya se suma a sus compatriotas Gabriel García Márquez (1972), Manuel Mejía Vallejo (1989), Fernando Vallejo (2003) y William Ospina (2009) que ya recibieron este galardón.

Tríptico de la infamia nos lleva al caótico siglo XVI. Con el brutal encuentro entre Europa y América como telón de fondo, Montoya ilustra las luchas religiosas del Viejo Continente y las vidas de tres artistas, sus pasiones, desventuras y obras. A través de Jacques Le Moyne, François Dubois y Théodore de Bry entendemos de mejor forma qué ocurría en aquellos años en Francia, España, Inglaterra, Alemania, Bélgica y otros países.

En referencia al título, el libro está estructurado en tres grandes partes, una para cada artista, y narradas de distinta manera, lo que no entorpece la narración; al contrario, los distintos tonos, en primera, segunda y tercera persona, enriquecen el texto creando una sinergia maravillosa.

El autor nos muestra, en primer lugar, cómo Le Moyne, cartógrafo y pintor, decide embarcarse a América en una travesía francesa, y protestante, para contrarrestar el empuje español. Ya en nuestras tierras, el pintor francés descubre la pictografía local y queda deslumbrado con ella, al punto de intercambiar colores, símbolos e interpretaciones pintando mutuamente su cuerpo y el de un indígena. Marcas que lo acompañarían el resto de su vida.

La sección reservada a Dubois es un extenso lamento en primera persona, lo que es totalmente comprensible al conocer la historia del autor de La matanza de San Bartolomé, quien perdió mujer e hijo nonato en aquella noche brutal en nombre de la religión, lo que tristemente nos hace pensar en la guerra religiosa actual y sus fanatismos.

Finalmente, con De Bry, el grabador belga, Montoya suelta sus amarras y funde su propia voz con la del artista, se reúne con él, lo escucha y lo comprende. En esta última parte, el escritor se revela como un observador privilegiado desde la actualidad, creativo en las palabras y sensible en la descripción. El autor aprovecha la obra de De Bry, una serie de grabados que ilustran la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, de Bartolomé de las Casas, para mostrar lo peor de este encuentro que nunca tuvo razón de ser.

Asimismo, en esta última parte conocemos el hilo conductor principal de la obra, y cómo el grabador belga se sobrecoge al observar la pintura de Dubois y las marcas de Le Moyne.

Tríptico de la infamia es de esos libros que comienzan de a poco, cautivando lentamente pero sin pausas, desembocando en un texto inmenso, terrible en su concepción y magistral en su totalidad, fundiendo de la mejor forma la crónica, el ensayo, la prosa y la poesía, en un estilo tan latinoamericano o tan colombiano que encanta, sorprende e invita a la reflexión.

About The Author

EdoUnda

comunicador incógnito y disperso, con los pies aquí y allá, lector y conversador en @LibrosalAire

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro Twitter

Nuestra FanPage

Escucha nuestras entrevistas en MixCloud