Select Page

Estados Unidos es el tercer mercado del libro digital en español

Estados Unidos es el tercer mercado del libro digital en español

Un estudio de la distribuidora ‘online’ Libranda muestra que las ventas de obras en castellano en formato electrónico subieron un 6,7% en 2016.

Tras años de gurús, profecías, cifras y realidades opuestas que han defendido tanto el inevitable avance de los libros digitales como su estancamiento, miramos cada informe de cierto alcance, como el que acaba de publicar Libranda, principal distribuidora de e-books en español con unos 58.000 títulos, para aclarar el panorama. El estudio, referido a 2016, muestra que las ventas de libros electrónicos en castellano subieron un 6,7% el año pasado a nivel global.

Tras España (62,2%) y México (13,2%), su tercer mercado es Estados Unidos, con un 11,4%. Por detrás quedan los principales países de Sudamérica, con Argentina a la cabeza y porcentajes que nunca pasan del 3%. “Pero esa zona crecerá mucho. Se está ampliando el catálogo y cada vez más editores están entrando en el mundo digital”, asevera Arantxa Larrauri, directora general de Libranda.

“La incertidumbre sobre el libro electrónico depende de que nadie tiene datos definitivos. Pero nosotros registramos un crecimiento constante cada año”, agrega Larrauri. El estudio —el segundo que realiza la distribuidora— concluye que en España el formato digital aportó unos 33 millones, lo que supone un 3,5% del mercado total (938 millones) y un aumento del 11% en la facturación respecto al año anterior. Se excluyen, eso sí, libros de textos y académicos. Por comparar, el último cálculo de la Federación de Gremios de Editores (FGEE), que abarca toda la industria editorial, sostenía que la facturación digital representa un 5,1% del sector.

Estas cifras suelen generar lecturas distintas y polémicas. Ante todo, no incluyen la autoedición, que aumentaría y mucho el porcentaje de ingresos del mundo digital, según algunos expertos, mientras que otros la tachan de irrelevante. Larrauri, además, invita a poner el foco en otro aspecto: el catálogo de obras en papel es tremendamente más amplio. Donde ambos formatos son comparables, como en las últimas novedades o los más vendidos, el estudio sostiene que el e-book ya representa entre el 10% y el 25% de los ingresos.

La nota completa es de Tommaso Koch y puedes leerla completa en El País.

About The Author

EdoUnda

comunicador incógnito y disperso, con los pies aquí y allá, lector y conversador en @LibrosalAire

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro Twitter

Nuestra FanPage

Escucha nuestras entrevistas en MixCloud