Encuentros con escritores nacionales, voluntariados de animación lectora, cuentacuentos, conversatorios y obras musicales fueron parte de las iniciativas que el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Región del Biobío desarrolló este año para fomentar el gusto por la lectura.

Con el objetivo de incentivar el hábito lector en niños y jóvenes de la región, el Plan Regional de la Lectura (PNL) culmina una serie de iniciativas que apuntan, además, a fomentar la interculturalidad y el desarrollo de la cultura mapuche en la zona, sello que define el programa a nivel local. Así, el PNL finalizó su período 2015 con la presentación de un teatrino mapuche que, a través del uso de láminas kamishibai, da vida al relato mapuche lafkenche “Treng Treng y Kay Kay”.

El relato, elaborado sobre la base de una versión que resumió el poeta Leonel Lienlaf para el Museo de Cañete y sobre la historia que recoge Armando Marileo Lefío en su “Libro Mundo Mapuche“, contó también con la asesoría de Juana Paillalef Carinao, Directora Museo Mapuche de Cañete; Marianela Cartes Quintrileo, Coordinadora de Educación Intercultural Bilingüe del Ministerio de Educación Región del Biobío, Lorenza Calfulen Quintrequeo, Jefe Técnico Escuela de Párvulos Concepción y el educador tradicional Mauricio Antiman Villagra.

La actividad, que se suma a otras instancias de fomento lector desarrolladas este año, fue dirigida a niños de entre 7 y 9 años de la Provincia de Concepción y tuvo como objetivo aproximarlos a nuestra identidad local. El encuentro se realizó el jueves 3 de diciembre en el marco de la Feria Internacional del Libro Biobío 2015 y contó con la presencia de las narradoras infantiles Patricia Ortiz y Claudia Presta.

Al respecto, Marcia Orellana, directora del Consejo Regional de la Cultura y las Artes Región del Biobío, destacó esta actividad como el resultado de un trabajo mancomunado en beneficio de la lectura: “las láminas y la historia surgen del trabajo entre la ilustradora Paloma Valdivia y la interesante labor del equipo que adaptó el relato. Ese es, sin lugar a dudas, el mayor valor: la convergencia de los distintos aportes que, de manera consensuada  y pertinente transmiten la tradición oral a niños y niñas de la zona” afirmó y agregó que “esperamos hacer masivo el acceso a estas láminas para llevar este material a la mayor cantidad de escuelas y bibliotecas de la región” aseguró.

Además, en la oportunidad se reconoció el trabajo de bibliotecas y colegios en la gestión del fomento lector, a través de la entrega de teatrinos de “Treng Treng y Kay Kay” a bibliotecas de Alto Biobío, Chillán, Tirúa y Curanilahue y a establecimientos educacionales de Concepción y Lebu.