En este libro conocemos al escritor español en uno de los libros que definiría su estilo como novelista.

Soldados de Salamina
Javier Cercas
Chile, octubre 2015
Novela, Literatura Random House, 208 páginas
ISBN: 9789873650895

Sinopsis

A finales de enero de 1939, apenas dos meses antes del final de la guerra civil, un grupo de prisioneros franquistas es fusilado cerca la frontera francesa por soldados republicanos que huyen hacia el exilio. Entre esos prisioneros se halla Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de la Falange, poeta y futuro ministro de Franco, quien consigue milagrosamente escapar y ocultarse en el bosque mientras los republicanos lo persiguen; hasta que un soldado lo descubre, lo encañona y, mirándolo a los ojos, le perdona la vida.

Sesenta años más tarde, un novelista fracasado descubre por azar este enterrado episodio bélico y, fascinado por él, emprende una investigación para aclarar sus circunstancias y desentrañar su significado. ¿Quién era de verdad Rafael Sánchez Mazas? ¿Cuál fue su verdadera peripecia de guerra? ¿Quién fue el soldado que le dejó escapar? ¿Y por qué lo hizo? ¿Qué secreto escondía su mirada?

Novela revolucionaria y deslumbrante, Soldados de Salamina cosechó un extraordinario éxito de crítica y público y catapultó la carrera de uno de los novelistas más prestigiosos de la actual narrativa española. Desde entonces no ha dejado de leerse en todo el mundo con creciente admiración y catorce años más tarde sigue siendo, como afirmó Mario Vargas Llosa, «una de las grandes novelas de nuestro tiempo».

Opinión

Tras leer El Impostor y El punto ciego aún no leía Soldados de Salamina, el libro que relanzó la carrera literaria de Javier Cercas, pese a la buena impresión que me causa el escritor. Ahora, con la publicación de su último libro y con la etiqueta de ser el texto que siempre quiso escribir y con el que, de alguna manera, cierra lo que comenzó hace 15 años en este libro no había excusa para seguir aplazando su lectura.

Eso sí, la decisión parece haber sido acertada pues, tras su cátedra Weidenfeld de Literatura Europea Comparada en la Universidad de Oxford, resumida en El punto ciego, Soldados de Salamina cobra mayor sentido. Y claro, con la teoría literaria de Cercas en la memoria, este libro amplía su relevancia, que no su calidad.

Para aclararnos, la teoría literaria de Cercas sostiene, básicamente, que las buenas novelas se diferencian de las grandes novelas en que estas últimas no se plantean entregar respuestas o clarificar el panorama; al contrario, las grandes novelas abren el pensamiento del lector con preguntas sin respuesta, o al menos sin respuesta en el texto escrito. En Soldados de Salamina nos quedamos con, al menos, un par de interrogantes.

La historia del libro es, a grandes rasgos, así: El autor se encuentra un tanto deprimido y deserta de sus intentos de ser escritor y se decanta por el periodismo. En este oficio encuentra un par de datos que propician una llamativa columna que desencadena una serie de encuentros con historiadores e, incluso, con el mismísimo Roberto Bolaño.

Javier Cercas, como abanderado del Nuevo Periodismo, comienza a narrar su búsqueda de antecedentes históricos mientras va narrando lo que ocurrió, o creemos que ocurrió, o creemos que ocurrió porque el autor del libro cree que ocurrió, en este pasaje de la historia española. Así, asistimos a conocer a Rafael Sánchez Mazas y su milagrosa escapada mientras fusilaban a varios presos políticos. Luego, conocemos la intimidad del autor y sus problemas para cerrar el libro. Libro que hasta ahí, al igual que al autor, nos parece incompleto.

En ese punto aparece Bolaño, casi como un salvador para el periodista español pues el escritor chileno recuerda haber conocido a un soldado de la guerra civil que bien pudo haber estado entre aquellos que fusilaron al grupo donde estaba quien -al principio- nos parecía el protagonista del libro. Tras una entrevista y un par de conversaciones con Bolaño, y espoleado por su llamativa pareja en aquel momento, Cercas comienza la búsqueda de “Miralles”, probable salvador de Sánchez Mazas.

Es en este punto donde nos encontramos con el mencionado “punto ciego” que ha hecho popular al escritor español. Tras leer el libro, finalmente, no sabemos quién es el soldado que perdonó la vida a Sánchez Mazas. O, mejor dicho, no sabemos si “Mirrales” fue ese soldado. Mucho menos, sabemos cuáles fueron -o cuál fue- sus motivaciones para perdonarle la vida. Y aquí reside la clave del libro, en esa aventura por descubrir el quién y el porqué sin acabar por descubrirlo y sin echar a perder el relato. No es sencillo llegar a eso y Cercas ya lo hizo suficientemente bien en este y otros libros.