Un libro juvenil con mitología, fácil de leer y divertida, para toda la familia.

El oráculo oculto (Las pruebas de Apolo 1)
Rick Riordan
Argentina, Noviembre 2016
Juvenil, Montena, 306 páginas
ISBN: 9788490437346

Sinopsis

Tras enfurecer a Zeus, el dios Apolo es desterrado del Olimpo. Débil y desorientado, aterriza en la ciudad de Nueva York convertido en un chico normal. Sin sus poderes divinos y bajo la apariencia de un adolescente que disimula sus cuatro mil años de edad, Apolo deberá aprender a sobrevivir en el mundo moderno mientras busca la manera de recuperar la confianza de Zeus.

Pero entre dioses, monstruos y mortales, Apolo tiene muchos enemigos a quienes no les interesa que recupere sus poderes y vuelva al Olimpo. Cuando Apolo se ve en apuros, solo le queda un lugar donde acudir: un refugio secreto de semidioses modernos conocido como el Campamento Mestizo.

Opinión

Rick Riordan, escritor estadounidense, es el autor de la famosa saga de Percy Jackson, quien ha logrado mezclar mitología e historia universal en libros juveniles que han sido muy populares en distintas personas, desde los más pequeños hasta mayores de edad.

En cuanto al libro, no aconsejo leerlo si no se comprende de antemano un poco sobre los personajes de las sagas anteriores y/o la trama de éstos, ya que aparecen personajes tan conocidos como Percy Jackson, Nico Di Angelo y otros.

El libro narra desde primera persona las vivencias de Apolo (dios de la mitología greco-romana), quien ha sido castigado y enviado a la tierra como un humano (físicamente) y quien tendrá que superar distintos obstáculos que se le presenten hasta que vuelva a su verdadera apariencia. Junto con esto, él deberá vivir en carne propia las dificultades mundanas (es un humano ahora y a veces se le olvida) y por consiguiente deberá relacionarse con otras personas.

El personaje, desde una visión muy juvenil, que es la que nos entrega Riordan, tiene cualidades que denotan la superioridad mental que como dios poseía, pero que muchas veces lo llevará a tener problemas o incomodidades en ciertos temas. Un hecho que me gustó de Apolo, como personaje, es que vivencias y/o recuerdos del pasado, que son parte de la mitología en nuestra vida, las cuenta como si él hubiese estado presente, entregando su versión de los hechos e informándonos de ello, aún cuando el autor le añade bastante ficción, masificando así un poco de cultura universal -por así decirlo- a todos sus lectores, lo que claramente forma parte de la esencia del escritor en la mayoría (no sé si todos) sus libros.

Apolo es un ser con muchos sentimientos y demostraciones de ello, así que cada cosa nueva que él está pensando te lo hará saber, lo que logra momentos divertidos, como también tediosos, ya que muchas veces cae en la idiotez desagradable que hace rodar los ojos, como comparar partes de su cuerpo con algo o lanzar comentarios inoportunos solo por querer destacar.

Una de las cosas que me dejaron dando vueltas al terminar el libro son esos pocos datos que el autor nos entrega en él sobre diversos personajes, sobre todo con quien es la que “manda” a este dios (Meg, hija de la diosa Démeter), quien vendría a ser el personaje femenino principal de la trama y que poca información se nos entrega, más que ser excéntrica y mandona. Espero sea idea del autor, para dar suspenso y ganas de leer la continuación de la serie.

Para cerrar, debo confesar que el autor se ganó un punto a favor por añadir en este libro (no sé si en los demás también) una guía de lenguaje, como él llama apolíneo, que ayuda a comprender las ideas que el entrega.