Select Page

Isabel Allende: «Me da rabia cuando dicen que el feminismo pasó de moda»

Isabel Allende: «Me da rabia cuando dicen que el feminismo pasó de moda»

Conversamos en Santiago con la escritora, quien vino a presentar su último libro en el GAM.

Coincidiendo con el 70° aniversario de la llegada del Winnipeg a Chile, Largo pétalo de mar cuenta la historia de Víctor y Roser, una pareja catalana que formó parte de los más de dos mil exiliados españoles que llegaron a nuestro país a bordo del navío gestionado por Pablo Neruda en 1939.

La novela recorre la historia de medio siglo en Chile -«ese largo pétalo de mar y nieve», en palabras de Neruda- desde los años cuarenta a los noventa, pasando por el golpe de estado de Pinochet. Por ella desfilan, como personajes secundarios, el presidente Salvador Allende y el propio Pablo Neruda, a quien homenajea no solo por su condición de poeta -cada capítulo de la novela se abre con un verso de su poemario- sino por su compromiso político. Y aborda finalmente, los amores, pasiones y diferentes exilios que a lo largo de toda una vida sufren los personajes ya que, como dice la autora, «si uno vive lo suficiente, todos los círculos se cierran«.

Por lo mismo, lo primero que conversamos con Isabel Allende tiene que ver con la figura de Neruda, tan criticado en la actualidad, y esa suerte de reivindicación de Gabriela Mistral, poniendo a ambos como antagonistas. «Yo creo que no debería haber una polarización entre ambos Nobel, hay que darle mucho más realce a la obra de Mistral, porque la han ninguneado durante muchos años, pero no se puede ignorar la obra de Neruda, pese a fallas personales graves. No podemos censurar o eliminar la obra de ningún creador por su vida privada«, sostiene Isabel y explica que el viaje del Winnipeg no habría sido posible sin el trabajo del poeta.

A propósito del destierro e inmigración, los protagonistas de esta historia tienen un final que podríamos calificar como «feliz», sin embargo en la actualidad estamos lejos de ver tantos finales felices como quisiéramos. «En Estados Unidos cada ola de inmigrantes es mal recibida, pese a que el país no sería lo que es sin la diversidad de los inmigrantes«.

«El trágico problema de los inmigrantes hoy, en cada frontera, tiene que resolverse porque hay cada vez más refugiados. Cuando empiecen los verdaderos problemas del cambio climático van a haber masas de gente saliendo porque no tienen qué comer, por la sequía, por las inundaciones, incendios… tenemos que resolver el problema de convivir de forma global. El racismo es algo tan irracional, pero cuando uno tiene la oportunidad de conocer a la persona todo cambia«.

En este último libro de Isabel Allende hay un pequeño cruce entre algunos protagonistas y el senador Trueba con su mujer -de La casa de los espíritus– lo que irremediablemente nos lleva al realismo mágico, que siempre parece tener alguna nueva expresión en Latinoamérica, pese a que «los escritores jóvenes lo abominan y huyen de parecerse a García Márquez», sin embargo la autora nacional señala que este género es una suerte de aceptación de que el mundo es un lugar muy misterioso y no todo se puede explicar. Asimismo, señala que esta aceptación no es propia de un solo lugar, sino de toda la humanidad.

Finalmente, también conversamos con la autora viva en español más vendida en el mundo sobre el trabajo de las mujeres en la literatura. «Yo creo que la situación ha mejorado desde que comencé a escribir» señala Allende riéndose de su inclusión -o no- en el boom latinoamericano, pero lo achaca en parte a un tema comercial pues, dijo, «las editoriales se dieron cuenta de que las mujeres escriben, leen y compran ficción«. Pese a esto, agregó Allende, «sigue habiendo una tremenda falta de respeto por el trabajo de una mujer, eso significa que una debe hacer 3 veces más esfuerzo que un hombre para obtener la mitad de reconocimiento«.

Sobre esto mismo, la escritora detalla que «en Chile es donde me han tratado peor… en todas partes he tenido más respeto y reconocimiento de la crítica y de los colegas que acá, pero aquí tengo a mis lectores, que me reconocen en la calle y me celebran, entonces no me preocupa tanto por mi, pero sí por mis colegas escritoras y de todos los ámbitos en general«.

«Cuando alguna chiquilla con privilegios (educación, acceso a salud y algunos recursos) me dice que el feminismo pasó de moda me da rabia porque falta todo por hacer todavía. Se ha obtenido mucho, pero falta mucho por hacer», sentencia la autora.

Escucha nuestra entrevista completa con Isabel Allende, antes de presentar su último libro «Largo pétalo de mar».

About The Author

EdoUnda

comunicador incógnito y disperso, con los pies aquí y allá, lector y conversador en @LibrosalAire

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra FanPage

Nuestro Twitter

Escucha nuestras entrevistas en MixCloud